5 Trucos Para Seguir Una Vida Saludable


1. Comer variado

No hay ningún alimento que contenga todos los nutrientes que el cuerpo humano requiere. Por este motivo, la dieta ideal es aquella que tiene variedad de alimentos nutritivos y frescos.

Algunos de los alimentos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) son los siguientes:

  • Trigo y maíz
  • Arroz
  • Patatas
  • Legumbres
  • Fruta fresca
  • Verduras
  • Alimentos de origen animal (carne, pescado, leche, etc.).

A la hora de cocinar, en vez de freír, es preferible hervir o cocinar al vapor.

 

2. Reducir la sal

La cantidad recomendable de sal al día, para seguir una dieta saludable, es de 5 gramos al día. Pese a esto, el consumo medio es del doble o más.

El consumo excesivo de sal puede provocar un aumento de la tensión arterial, un grave factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas.

La OMS aconseja:

  • Consumir sal con moderación y disminuir la ingesta de condimentos salados y salsas.
  • Elegir verduras, frutas, frutos secos sin sal ni azúcares añadidos.
  • Fijarse en las etiquetas de los alimentos, eligiendo los que tengan menor contenido en sodio.

 

3. Disminuir el consumo de azúcar

De forma habitual, el consumo de azúcar supera las cantidades aconsejadas por la OMS, aumentando el riesgo de problemas de salud crónicos y graves.

El azúcar es uno de los ingredientes más ocultos en alimentos procesados. Es por este motivo que se debe limitar el consumo de bebidas azucaradas y procesadas, así como dulces.

Este aspecto es especialmente importante en niños. De hecho, en niños menores de dos años no se deben dar alimentos azucarados.

 

4. Disminuir el consumo de alcohol

El consumo de alcohol no cabe en una dieta saludable, por lo que no es recomendable.

Un consumo excesivo o muy frecuente puede incrementar el riego de lesión. Además, a largo plazo puede provocar:

  • Cáncer
  • Enfermedad cardíaca
  • Daño hepático
  • Enfermedad mental

 

5. Limitar el consumo de ciertos aceites y grasas

Para una dieta saludable, el organismo necesita grasa. El problema es que se debe elegir qué cantidad y qué tipo de grasa se consume. Las grasas trans, aquellas que se producen industrialmente son las más perjudiciales para la salud, aumentando un 30% el riesgo de enfermedad cardíaca.

Para reducir la grasa menos saludable, la OMS aconseja:

  • Sustituir la manteca o la mantequilla por otros aceites más saludables.
  • Consumir carnes blancas, como pescado o pollo (son más bajas en grasa)
  • Leer la información de las etiquetas para evitar las grasas trans.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *